Tag Archives: transgender

¡¡Soy nueva en esto y quiero comprar maquillaje!!

17 Ene

Sí, créelo. Es un trago amargo el llegar a cualquier tienda a comprar maquillaje para ti la primera vez, pero en mi experiencia, difícilmente te discriminan o te ven rara. Es más, irónicamente muchas veces hasta parece que terminas siendo atractiva (atractivo) para la chica del mostrador.

Y lo que es más importante: no vas a gastar en vano. Es más fácil aconsejarte que compres maquillaje del tono de tu piel que realmente lo puedas hacer. Porque al principio una no tiene el ojo entrenado para ver exactamente cuál sería el mejor tono, y difícilmente va a haber uno exactamente igual. Así que lo mejor es preguntar.

Otra idea muy buena y recomendable es abrirse con alguna amiga que venda maquillaje de catálogo y hacerla tu confidente y proveedora. En mi experiencia Oriflame es lo mejor, seguido por Mary Kay y después Avon. Arabella también es bueno, y algunas de ellas te podrán dar buenos tips. Entiendo que las promotoras de Mary Kay tienen mejor entrenamiento para poder decirte los tonos que mejor te quedarán para que no compres algo que te va a hacer ver rara.

Soy de México, así que muchas de mis referencias están ligadas a lo que tengo a la mano.

De compras de maquillaje

De compras de maquillaje

Ahora, si te vas a lanzar a comprar por tu cuenta te proporcionaré una lista de lo básico para que puedas maquillarte y no quedar a la mitad. Ten en cuenta que si llegas con esta lista en la mano, como es muy completa, evidentemente dará a entender que es para “equipar” a quien no tiene nada. O sea muy probablemente para ti. Puedes hacer una de dos: cómprala en partes en distintos lugares o diles que es para ti y relájate.

También ayuda ir de compras en un horario que no esté muy llena la tienda. Cada quien sabemos a qué hora se llena más una tienda y a qué hora está casi vacía. Por ejemplo, una tienda departamental a la hora que abre, prácticamente está muerta. Así te pondrán mucha atención y no estarás tan paranóica de encontrarte a alguien conocido a quien darle explicaciones.

Si quieres seguir de incógnito sin decir que es para ti, procura no dar excusas, sólo te delatan. Todas tenemos una hermana, una novia, una prima o una amiga que nos puede pedir el favor. Decirlo está de más. Si vas con toda la lista y dices que es para teatro, ponte a buscar qué obras de compañías locales están por estrenarse y ruega que la vendedora no tenga nada que ver con ello. No digas que perdiste apuesta (no en este caso; si vas a comprar un vestido o tacones sí se vale la excusa), pues usualmente si de maquillarse se trata, una amiga lo haría por ti sin necesidad de hacerte de tantas cosas.

Yo a veces he dicho con voz muy viril: “es que es para mi, soy bien maricón!”; me río, se ríen, y me surten lo que quiero. Pero calladita te ves más bonita.

Ahora sí, una lista básica de maquillaje para comprar:

Lista de maquillaje

Lista de maquillaje

  • Maquillaje “base” en barra o líquido (opcional y muy, MUY recomendable), en tu tono de piel. Iguala con tu cuello, porque luego tu rostro puede estar muy quemado por el sol.
  • Polvo (translúcido si compraste base líquida o en barra, o un compacto o maquillaje base en polvo si no compras el anterior). Igual, en tu tono.
  • Correctores (son como labiales pero en color blanco, beige (más clarito que tu piel) y café obscuro. Para travestis éstos son súper necesarios. Si te venden un trío de correctores cómpralo, te van a servir.
  • Rubores en color café y rosa o dos tonos del mismo color.
  • Delineador para labios color Mauve o Natural (usualmente será de un color similar al labial, pero éstos dos colores son como zapatos negros: te sacan de cualquier apuro)
  • Delineador para ojos en lápiz, negro y/o café (opcional), y delineador negro líquido.
  • Mascara para pestañas (rimmel) Negro, no le pienses dos veces. Para comenzar, la que sea es buena… LA QUE SEA. El caballito de batalla es el Maybelline de botecito rosa con tapa verde o los de la marca Apple.
  • Sombras para ojos, un estuchito que tenga por lo menos 4 sombras juntas, éstas ya vienen combinadas, para que no batalles. Puedes darte vuelo con esto, pues un día usas unas y otro día usas otras. Los estuches grandotototes te van a abrumar al principio, pues no sabrás cuál de todas usar! Si alguien te está ayudando a escoger colores: házle caso.
  • Labial y brillo. Busca el clásico rojo o colores algo neutros: un rosa pálido. Igual que las sombras, si alguien te ayuda a escoger házle caso.
  • Pestañas postizas y pegamento (opcional).
  • Rizador de pestañas… opcional; puedes aprender a rizarte las pestañas con una cuchara.
  • Brochas para maquillaje. En esto sí te conviene invertir en algo bueno, pues te van a durar un montón y prácticamente no se gastan. No digo que compres un estuche de mil brochas, sino brochas buenas. Si no tienes mucho presupuesto búscate un estuchito con lo básico y que no sea de tienda importadora. Busca la marca Calá, que se defiende bastante bien, y si tienes en tu ciudad una tienda HEB, búscate las brochas de la marca de la tienda. Son fenomenales!

Las brochas básicas son:

  • Polvos sueltos (opcional pero recomendable, la de rubor te puede funcionar)
  • Rubor (aparte de la brocha que viene con el rubor que compras!)
  • Difuminadora
  • Para ojos mediana o pequeña
  • Para delineador o plana en ángulo (ésta te sirve para un montón de cosas)
  • Para corrector
  • Para aplicar maquillaje o esponjas de maquillaje (unos triangulitos o cuadritos)
Utilizar tus dedos para maquillarte

Utilizar tus dedos para maquillarte

Ultimadamente puedes usar tus dedos y las brochitas que vienen con cada maquillaje que compras. Vas a batallar más, ¡pero hay chicas bárbaras que se maquillan así de eficientemente!

Ciertamente como travesti tenemos que hacer un esfuerzo superior para lograr lo que una chica biológica logra con unos cuantos toques. Y no me refiero a un maquillaje muy cargado, sino muy bien hecho y “truqueado”

Respira hondo, ármate de valor y da tu primer paso con tu amiga o dentro de la tienda. Nada pasa, ¡todo estará bien!

Besos y bendiciones,

Becky.

Anuncios

A la calle nos vamos!

1 Oct

Aquí, animándome a salir a la calle de día. ¡QUÉ MIEDO! A veces una no sabe si la están viendo por atractiva, por grandota, por haraposa ¡o por jota! Bueno, no fue gran cosa susodicha salida.

Es siempre un tema fuerte en la evolución (¿evolución? ¿qué definiría mejor el avance en un aspecto de la vida o hobby?) de una chica transgénero: el salir a la calle revelándose como mujer. Hay muchas barreras, de las cuales la mayoría son mentales y derivadas de la consideración para con los seres queridos. Así que sí me atreví a salir. No al antro como siempre, sino de día como muchas soñamos en hacer por primera vez. Y aquí mi historia, a ver si a alguien le ayuda a inspirarse… ¡o rajarse de plano! Al menos a entretenerse con alguna babosada escrota, digo, escrita, y sentirse identificada.

Sucedió que la noche anterior decidí salir de antro de última hora. Me arreglé rápido, algo de maquillaje sencillo, ropita sencilla, y a la calle. Claro que como fue de última hora, como siempre, terminé llegando tardísimo al antro. Lo bueno es que no cobraban “cover” (la entrada), ¡y que me acompañó mi preciosa esposa!

Y qué bueno que no cobraban, ¡porque en el afán de ir “light” saqué mi licencia de conducir de la cartera, me la eché al bolsillo del short, y… dejé la cartera en casa! ¡BRAVO! Nada para tomar. Los veinte pesos que juntamos en morralla sirvieron para pagarle al viene-viene (ésos especímenes de la calle que rondan alrededor de los autos estacionados, con un trapito y repitiendo “viene, viene” cuando una se está estacionando).

Entramos al lugar: Oh, tienen que conocerlo. Si andan buscando, como diría el comediante Polo Polo: “Putos, putos. De esos grandotes fornidos, bien dados, guaripudos, barbones, malencarados y jotitos. De esos que a uno les da gusto saludar fuerte ‘¡Muy buenas tardes señor Don Puto!’ “. Bueno, ¡pues de esos hay muchos en ése lugar! Nop. No todos los gays se visten ni son bonitos y delicados, y… nop. Al igual que no todas las que nos vestimos somos homosexuales.

¡La risa de la noche fue darme cuenta que mis tacones con bordado blanco, y mis uñas brillaban con la luz negra del lugar! ¡Padrísimo, igual que mis bubis hechas de calcetín!!! jajaja!

Enconces se dió la hora de la calabaza y de vuelta a casa. Siempre es lo mismo, queda una esperanzada a que nunca acabe el momento mágico, y me fui a la cama casi toda hechizada. Y al día siguiente, dominguito huevón, me permití seguir así durante la mañana hasta que nos dió hambre, y ni un huevo en casa (¡bueno, pues cómo habría si los estoy escondiendo y los de gallina están carísimos!). Así que pensamos en ir a comprar algo rápido: un Croissant (/croasnt/, se pronuncia, no croisánt como dicen los empleados naquitos del Burguer King). Y claro que con los nervios a mil! Vaya, ¡no es lo mismo salir de noche cuando todos los gatos son pardos, que a plena luz de día en que hasta los vampiros huyen y los hombres lobos prefieren depilarse!

Así que nos alimentamos. Volvimos a casa, y luego entra la llamada de Kezo, quien me invitó a participar en el Miss Gay Escape 2012. Oh, sí. ¡Esta jotita se va a lanzar al estrellato!

(Se aceptan patrocinadores, por favor. Pásele, pásele… ¡¡apúntese por aquí!!)

Qué mejor que ir hechizada. Una manita de tigre -bueno, sí fue de gato, no le eché muchas ganas- y a la calle otra vez. Bien loba aquella en su camioneta opulenta y surfeando las calles de Chihuahua.

La reunión Miss Gay: esa será otra historia. ¡Solo diré que hay chicas muy talentosas y muy guapas!

Todavía que regresé y seguía igual, pues hacía ya hambre. Digo, ¿quién puede sobrevivir un día entero con un croissant en la panza? ¡Menos mi media naranja! Así que le puse los ojitos de perrito faldero, y me dice: “¡Está bien! vente así, vamos al súper, pero sólo yo me bajo.”

Debo admitir que la prisa por llenar el hueco de la panza tuvo gran influencia en tal heróico acto tolerancia. Lo bueno es que se le olvidó comprar el “zukito” para tener algo de tomar… aparte de las cervezas que ya teníamos en casa. Así que esa fue la gran osadía: entrar a un Oxxo a pelearme sobre ¡por qué rayos el Tang sabor Té no entraba en la promoción de 3 sobresitos por 8.50! Y con mi voz sopladita de mickey mouse, tratando de explicar… Tomé, pagué, me fui.

Casi todo el día en nena, fue fenomenal. Hasta que me habla mi hermano y me dice: “ahi voy para allá, voy a entregarte unas cosas que tengo para ustedes”.

¡Ándele! A bañarse, desmaquillarse, despintarse las uñas y todo en menos de 20 minutos. Y vaya, que llega con sobrinos y todo… ¡cardíaco!

La experiencia fue genial, aunque como comenté al inicio: Imposible saber si las miradas que coseché fueron de curiosidad, asombro, admiración o burla; si fueron por verme atractiva, travesti o grandota. Y por otro lado, tampoco sabría si la falta de interés de algunos es porque en efecto me veía natural (toda fodonga, estoy segura que sí; al menos fodonguez no es la percepción que cualquiera tiene de un travesti) o porque realmente se ha hecho una sociedad tolerante. Bueno, creo que en Burguer King sí pasaron la voz y algunos buscaron asomarse u ofrecerse a entregar el pedido! ¿Curiosidad será?

El caso es que mi corazón se fatigó tanto con la emoción, que para las 8pm ¡yo ya pedía esquina y quería irme a dormir! Fui sentenciada por mi media naranja, mi mejor mitad, a no hacer esto cada fin de semana (se vale), pero al menos ya crucé esa línea. Al rato me atreveré a arreglarme como Dios manda y salir, ahora sí, a pasear bien. Cada fin de semana no, pero no rechazó la idea de que lo vuelva a hacer.

Lorena Rebecca Hernández

Primer salida a la calle ¡de día!

Hubo una pequeña sesión de fotos al final; les comparto una. Reconozco que algunas fotos no fueron tan buenas, estéticamente hablando, y hasta me hicieron preguntarme por qué demonios pensé en hacer tal barbaridad de salir a la calle de día. Por otra parte, me da a entender que como una chica no muy agraciada naturalmente, me tengo que esforzar un poco más para lucir OK. No quiero ser una súpermodelo en la calle, sino más sencillamente una chica más.

¡Gracias por leerme, y espero te haya agradado mi aventura!

Besos y bendiciones,

Becky.

It should be fun

22 Feb

Crossdressing activity should not mess with other aspects of life. It shoud be either integrated in regular life (being full time or simply be out of the closet) or be merely a hobby. And like other hobbies and activities, if it takes time & resources from the important things like true friends, work, spirituality, and mostly family, then it is a problem that has to be solved.

It’d be comparable with a social drinking and being alcoholic. First one is fun, very fun. Second one is a real pain in the b… the problem is not drinking itself, but being carried away.

xdressing

Crossdressing @ home and hiding, like always.

I respect all transgender girls and highly admire them. But I have to admit that a lot of us get carried away into things larger than we can handle. Perhaps things that don’t even belong to us. Because we can. And that doesn’t mean it’s the best for us. I’m not talking about anyone in particular, as every story is unique; all I can do is to extend an invitation, before we make strong decisions that will affect us, to really silence the world and the mind and listen to our true selves deep inside our hearts.

Yeah, I get it, but no. The mind and the body are so clever, that they can easily make you think it’s the heart speaking. The heart speaks very quietly, and it’s hard to listen to it, and when it does what you sense is peace. Then you’ll know that’s your true self.

You can start excercising this peaceful listening by praying.

Kisses & blessings.